Reformas Fiscales 2020 - Consultoría y Asesoría Especializada en Negocios

Reformas Fiscales 2020

Nueva Limitante a la Deducción de Intereses

Como resultado de la adopción de la recomendación contenida en la Acción 4 consistente en limitar la erosión de la base imponible por vía de deducciones en el interés y otros pagos financieros del Plan de Acción contra la erosión de la base imponible y el traslado de beneficios (Base Erosion and Profit Shifting, BEPS por sus siglas en inglés), entre las reformas fiscales para el ejercicio 2020 destaca la incorporación de la fracción XXXII al artículo 28 de la Ley de Impuesto Sobre la Renta (LISR).

A través de la implementación de esta fracción se considerara en 2020 como concepto no deducible, un porcentaje de los intereses netos del ejercicio. Se entiende como intereses netos del ejercicio al resultado de restar del total de los intereses devengados derivados de deudas contraídas por el contribuyente, el total de ingresos por concepto de intereses acumulados, así como la cantidad de $20,000,000.00 millones, tal como se muestra a continuación:

Pero ¿a quienes aplicara este nuevo tratamiento para limitar la deducción de intereses?, aplica a personas morales y residentes en el extranjero con establecimiento permanente en el país (en términos del artículo 2 de la LISR), cuyas operaciones de las que deriven intereses se efectúen:

  • Entre personas que pertenezcan a un mismo grupo.
  • Entre partes relacionadas.

Como fue referido, la reforma obedece al contenido de la Acción 4 del Plan de Acción BEPS, cuya recomendación principal en materia de intereses sugiere limitar la deducción considerando un porcentaje de su utilidad antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones; sugiriendo un porcentaje entre el 10% y 30% a la EBITDA por sus siglas en inglés (Earnings Before Interest, Taxes, Depreciation, and Amortization); para el caso que nos ocupa la fracción XXXII del artículo 28 de la citada LISR establece el 30% de la utilidad fiscal ajustada (utilidad fiscal más intereses más deducción por inversiones [activos fijos, gastos y cargos diferidos, y erogaciones en períodos preoperativos]), en otras palabras los intereses netos del ejercicio que excedan del 30% de la utilidad ajustada no serán deducibles.

Resulta importante mencionar, que la multicitada fracción XXXII del artículo 28 de la LISR prevé que para la determinación de intereses netos del ejercicio se incluyan únicamente aquellos intereses susceptibles de ser deducibles, es decir, aquellos que cumplan los requisitos para las deducciones autorizadas que establecen otros preceptos de la LISR.

Lo que significa que para aplicar este nuevo procedimiento consistente en limitar la deducción de intereses, es necesario aplicar antes, todos y cada uno de los artículos en materia de: i) requisitos fiscales (artículo 27 de la LISR), ii) limitaciones a las deducciones o conceptos no deducibles (artículo 28 de la LISR), iii) comprobantes fiscales, etcétera; dicho de otro modo, los interés sujetos al procedimiento de la fracción XXXII del artículo 28 de LISR son aquellos que ya han pasado un primer filtro de deducibilidad y son antes de la aplicación de esta fracción XXXII susceptibles de ser deducibles.

Adicional a lo comentado en el párrafo que antecede, para efectos de determinar los intereses netos del ejercicio, se incluirán los ingresos por intereses acumulados de fuente de riqueza extranjera, en la proporción en que se tenga que pagar ISR, y una vez que haya sido disminuido el impuesto pagado en el extranjero acreditado en términos del artículo 5 de la citada LISR.

Ahora bien, este nuevo procedimiento prevé que los intereses netos del ejercicio que no sean deducibles puedan deducirse durante los 10 ejercicios siguientes, siempre que se lleve un registro de estos, y de acuerdo con los requerimientos que el artículo 57 de la LISR establece para pérdidas fiscales:

  • Los intereses más antiguos son los primeros en deducir.
  • Actualización con motivo de la inflación.
  • Se perderá el derecho de deducir los intereses que no se deduzcan en un ejercicio, pudiendo haberlo hecho.

Así mismo, la multicitada fracción hace referencia al procedimiento contenido en la fracción XXVII del mismo artículo 28 de la LISR, mismo que limita la deducción de intereses derivados de deudas contraídas con partes relacionadas residentes en el extranjero (referido en el argot fiscal como capitalización insuficiente o delgada), toda vez que establece que la nueva limitante en la deducción de intereses solo es aplicable si el monto no deducible de acuerdo con esta es mayor respecto del importe no deducible por concepto de intereses que resulte de la aplicación de las reglas de capitalización insuficiente.

Hasta aquí lo expuesto, los contribuyentes cuyos intereses deriven de deuda contraída con partes relacionadas residentes en el extranjero no solo deberán aplicar el procedimiento de capitalización insuficiente previsto en el artículo 28 de la LISR, sino también la nueva limitante a que se refiere la fracción XXXII del mismo artículo, situación que implica una serie de cálculos previos a la elaboración del cierre fiscal del ejercicio 2020; considerando también que para efectos del ajuste anual por inflación debe excluirse del cálculo el monto de las deudas de las cuales deriven intereses no deducibles, por lo que es importante que los contribuyentes comiencen a analizar las operaciones de deudas que hubieren contraído o vayan a contraer y cuyos intereses se pretendan deducir en el ejercicio fiscal 2020.

¿Y tú planeas deducir intereses derivados de deudas contraídas con partes relacionadas, o empresas del mismo Grupo?

L.C. Guadalupe García

Fiscal

ggarcia@gpcasociados.com