Los Efectos del Covid-19 en la Economía Mexicana - Consultoría y Asesoría Especializada en Negocios

Los Efectos del Covid-19 en la Economía Mexicana

A finales de 2019, la economía mundial ya venía en un proceso de desaceleración, lo que combinado con la emergencia sanitaria por el Covid-19 y la guerra internacional en los precios del petróleo se ha convertido en una mezcla muy nociva para la economía mundial y en especial para México, lo que genera que vengan meses muy difíciles y de gran volatilidad en los mercados.

Debido a la reducción de la actividad económica en todo el mundo causada por las medidas de contención del Coronavirus, la actividad comercial de bienes a nivel mundial ha disminuido drásticamente, las proyecciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) han caído a 1.5% para este 2020, mientras que la última actualización del 11 de marzo de la OMC para los servicios disminuyó de 98.4 a 96.8%. Por otro lado, los costos monetarios podrían significar una pérdida de empleos de hasta 25 millones, según cifras de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Por su parte, La Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Alicia Bárcena, advirtió que la pandemia del Coronavirus (Covid-19) tendrá efectos devastadores sobre la economía mundial. Explicó que en estos momentos la CEPAL estima una contracción de -1,8% del producto interno bruto regional y que el Coronavirus afectará a la región a través de cinco canales principalmente:

  1. El efecto de la disminución de la actividad económica de varios de los principales socios comerciales en las exportaciones de bienes de los países de la región. China, por ejemplo, es un destino importante para las exportaciones de varias economías latinoamericanas, siendo el principal socio comercial en los casos de Chile, Perú y Brasil. La CEPAL estima que las exportaciones de la región a ese destino podrían caer hasta 10,7% en valor.
  2. La caída en la demanda de servicios de turismo, que impactaría más severamente a los países del Caribe. Se calcula que, si la prohibición de viajes a causa del virus se prolonga por uno, dos, o tres meses, la actividad turística en el Caribe, por ejemplo, en 2020 se contraería en 8%, 17% y 25%, respectivamente.
  3. La interrupción de las cadenas globales de valor. Esto afectaría principalmente a México y Brasil, países que importan partes y bienes intermedios desde China para sus sectores manufactureros (en especial en los casos de repuestos para automóviles, electrodomésticos, productos electrónicos y farmacéuticos).
  4. La caída de los precios de los productos básicos (commodities), sobre todo para los países exportadores de materias primas en América del Sur.
  5. La mayor aversión al riesgo de los inversionistas y el empeoramiento de las condiciones financieras globales, explicó. “Parte de estos efectos ya se aprecia en la fuerte disminución de los índices bursátiles en la región”.

En este sentido, México no es ajeno a esta situación, la actividad industrial ha caído durante 16 meses consecutivos, la inversión continúa cayendo y la desconfianza de los agentes privados no se reduce; el desempleo y el subempleo han aumentado sustancialmente. El petróleo como fuente de ingresos para las finanzas públicas se ha colapsado. El país transita ahora de una crisis económica hacia una crisis financiera, detonada ya por una depreciación del peso.

Con la contingencia mundial por el Covid-19 y ante la caída del precio del petróleo a nivel global, el aumento del dólar y el desplome de las bolsas de valores, la agencia Moody’s Analytics[1]estima que el Producto Interno Bruto de México (PI), enfrentará una contracción de hasta el 2% debido a este problema de sanidad mundial, considerando el impacto del Covid-19 sobre la demanda interna de servicios, la debilidad de la demanda externa y las disrupciones que generará sobre las cadenas de producción en el sector manufacturero mexicano.

La economía mexicana que ya venía de un estancamiento, con la parálisis económica, la interrupción de las cadenas globales de suministro, las caídas de ingresos en sectores como el turístico, la desaceleración de la economía estadounidense y el desplome en le precio del petróleo, es muy probable que 2020 sea un año de contracción económica.

La economía mexicana se enfrenta a tres grandes amenazas:

  1. Los efectos del Covid-19, aun difíciles de predecir en tanto no se tenga claridad en el tiempo de prevalencia de esta enfermedad en el país, pero sin duda causará severas consecuencias en la economía interna.
  2. La caída internacional de los precios del petróleo derivada del desacuerdo en los volúmenes de producción junto con el pobre desempeño de Pemex.
  3. La política económica interna que ha estado enmarcada por la incertidumbre y falta de promoción a la inversión y el empleo.

Ante esto, urge la implementación y medidas que tomen los gobiernos de la región para tratar de contrarrestar los negativos efectos económicos de la pandemia. Éstas van desde las acciones sanitarias para reducir y prevenir los contagios, hasta las medidas de contención social que buscan proteger a los grupos más vulnerables. De igual forma, se deberán tomar medidas económicas, fiscales y monetarias, que implican aumentar el gasto social, bajar las tasas de interés, intervenir los mercados de tipo de cambio, suspensión de cobros de créditos bancarios, provisión de líneas de crédito para el pago de los salarios de las compañías, congelamiento del recargo por no pago en los servicios y acciones para evitar el desabastecimiento de bienes básicos, entre otras.

De igual forma, la importancia de proteger de la crisis a los grupos más vulnerables, en especial los adultos mayores, los sectores de bajos ingresos y los más pobres. El grado de desigualdad es también importante para evaluar hasta qué punto la crisis impactará en los grupos más vulnerables de la sociedad. Mientras más desigual sea un país, más llevarán estos grupos vulnerables el peso del impacto económico de la pandemia y menos recursos tendrán para combatirla. Atención especial debe darse también a las mujeres por su doble rol de trabajadoras y cuidadoras.

Finalmente, la coordinación y cooperación gubernamental, sector privado y población en general, es esencial para enfrentar esta emergencia nacional, debemos movernos hacia una mayor coordinación y la prioridad de las políticas sobre cómo abordar la actual crisis social, económica y de salud, por lo que les invitamos a mantenerse informados y tomar las medidas precautorias necesaria ante esta situación.

Como siempre los socios y asociados quedamos a sus órdenes para cualquier duda o comentario sobre el contenido del presente.

L.C.E. Arcelia Pérez Rangel
Comercio Exterior y Aduanas
arangel@gpcasociados.com
Tel: 55-4333 01.51.  Ext. 102

L.N.I. Dacil González Rojas
Comercio Exterior y Aduanas
gonzalezrojas@gpcasociados.com
Tel: 55-4333 01.51.  Ext. 106